GoodBye, Buenos Aires Herald


Era por los años setenta y yo comenzaba a ejercer  de principiante en la sede Londinense de agencia de noticias Interpress  cuando entro en mi oficina un barbudo vestido de abrigo de trinchera y cara de luto.

Se me presentó como Andrew Graham-Yooll, periodista anglo-argentino , recién llegado de Buenos Aires, habiendo recibido una amenaza  de muerta por parte del régimen militar.

A partir de ese momento me unio  una amistad para la vida con Andrew, gran persona, y el desarrollo de una relación profesional con el diario para el cual trabajaba, el Buenos Aires Herald.

La noticia del cierre del Herald me ha llenado de un gran sentido de pésame por la desaparición de un icono de un periodismo ejemplar que durante los años de su  mayor profesionalidad y entrega humana informo y denuncio  con gran valentía la atroz violación de derechos humanos ocurridos en la Argentina de las juntas.

El mismo Graham-Yooll formó parte de un equipo editorial liderado por el legendario  director Robert, mejor conocido como ‘Bob’ Cox que transformo el Herald en un importante medio de comunicación después de empezar como un joven miembro del plantel y transformarse en el gran visionario del periódico, responsable por un cambio radical y contenido y aumento  en el número de lectores.

En un principio Cox estuvo a favor del golpe militar del 1976 , pensando como tantos otros Argentinos y la comunidad internacional que militares y tecnócratas traerían mayor estabilidad política y económica después del caos institucional del gobierno de Isabel Perón y la violencia del terrorismo peronista de derecha y izquierda.

Pero a poco tiempo Cox se fue dando cuenta de los métodos siniestros y el alcancé masivo  de la represión del régimen militar y no dudo en hacer del Herald un acto permanente de investigación y denuncia que durante una época estuvo amparado por los buenos contactos que tenía Cox con diplomáticos de  la administración demócrata del Presidente Estado Unidiense Jimmy Carter.

La profesionalidad de  Cox llevaba a que insistiese que cada denuncia de abuso de derechos humanos que llegase a las oficinas del periódico fuese apoyada por el trámite legal habeus corpus. La idea era exponer los desaparecidos como casos concretos , con nombre y apellido de gente que había sido raptada por fuerzas militares o para militares, y averiguar su paradero.

Fue un manera de identificar los abusos, y presionar al régimen que llevo a que algunas vidas fuesen salvados. Aunque desgraciadamente  muchas más  terminaron ejecutados después de haber sido torturados, muchos de sus nombres aparecieron en las páginas del Herald .

Graham-Yooll  fue unos de los periodistas más destacados formados por la cultura de esa época del Herald. El libro que escribio sobre esa epoca State of Fear  fue su mejor obra literaria ademas de periodistica . Hubo otros menos conocidos en esos años  como mi amigo John Fernandes, un fotógrafo emigrante la  India, que empezó su carrera tomando  imágenes de los víctimas de la represión, y  otro amigo y colega John Carlin que llego a convertirse en un gran corresponsal fuera de la Argentina primero con The Independent del Reino Unido y después con el diario español  El País.

Cox y su familia tuvieron que fugarse de la Argentina.  despues de que el  hubiese sido detenido y amenazado de muerte en 1977. Le sucedió su mano derecha, el escoces James Neilson que siguió jugandose la vida, contando al mundo las atrocidades que cometían los militares, algo   que muchos Argentinos se negaban a creer .

Tuve la suerte de coincidir con Neilson cuando a finales de  1981, me enviaron de corresponsal del Financial Times y el Observer a Buenos Aires. Seguía le represión pero a los pocos meses se complicaron las cosas , tanto para el como para mí cuando la junta militar invadió Las Malvinas y estallo la Guerra entre Argentina y el Reino Unido.

Tanto el Herald como mi corresponsalía igual que muchos de mis colegas extranjeros desafiábamos la censura que restringía a los medios Argentinos, y contamos lo que se convirtió en un desastre militar para la junta y el comienzo del fin del régimen .

Durante las primeras semanas de la Guerra que duro entre abril y junio de 1982, el Herald recibió varias amenazas  por parte del régimen, llevando a que el periódico no fuese distribuido durante dos semanas, y que Neilsen terminase, igual que Cox, teniendo que irse de Argentina  con su familia.

A partir de su exilio, el Herald, dirigido por un periodista Norteamericano de menor rango que Neilson y Cox de nombre Dan Newland bajo el  tono de su denuncia, adoptando una posición más neutral sobre la Guerra, a veces tirando hacia la complicidad  cuando daba  menos espacio a la información  que contradecía los comuniques oficiales de la junta.

La Guerra llevo a una cierta crisis de identidad en la comunidad anglo-argentina y a una diminución  de los lazos políticos, económicos,  socialales,  y culturales ente el Reino Unido y Argentina que impacto negativamente sobre el Herald que perdió muchos lectores.

Desde entonces, el Herald  ha atravesado la la etapa más difícil de su historia aunque gozando de  libertad de expresión.A pesar de seguir publicando en idioma inglés, una sucesión de dueños con diferentes intereses financieros y políticos, ha contribuido a que el Herald pierda sur rumbo editorial e influencia. Lo que fue en su gran momento una  lectura necesario se convirtió en un medio sin relevancia, que ya para nada dignificaba  su época de heroísmo editorial. Que en paz descanse.

 

This entry was posted in Argentina, Blog, Publishing and tagged . Bookmark the permalink.


Comments

  1. Andrew Graham-Yooll says:

    Good to read you, Jimmy. I have received dozens of messages, a massive flow of condolences, since the annoouncement on Monday night. Sad times. Best wishes from Sheffield.

  2. roberto guareschi says:

    Dear Jimmy. After Cox, our mutual friend Andrew, and Nielsen left the Herald it died and I shed all my tears. I have none for the paper that wore its name since then.

  3. fabian says:

    I had read The Land That Lost His Heroes . I think you are not a honest journalist because you evade a lot of facts from that eras in Argentina . You as well in the book make mention of Franks Report but you dont delivery a great value it . I am not a great english speaker but i understand a lot of you book and your desire is to denigre Argentina soveranight over the islands and bring dust over the real history and the truth . Moreover xenophobia and bigltry only exist in Europe and The US . You dont know nothing about nothing becuse when you was living here your residence and friends circle was located in Belgrano or Barrio Norte .

    Yours faitfully

  4. fabian says:

    Jimmy burns , le mando la respuesta de Nincolàs Kasanzew a lo que usted escribiera en su libro sobre èl :

    Puras mentiras. A mi me dieron derechos exclusivos sobre la cobertura de TV en las islas? Un absurdo total. MI capitulo se llama Blonde indians y no Blind Indians, etcétera, etcétera. Un autor totalmente deshonesto. La frase sobre Maradona la había leído e inclusive la respondi en mi libro. LO demás no lo había visto. Muchas gracias

    Si mi material hubiera sido vendido, como el dice, hubiera aflorado en algún lado. No afloro, porque fue destruido por la censura argentina.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


8 − = one

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *